La Calle de la Vida

Revisando un poco lo que he experimentado en los pasados 2 meses, he visto como la vida poco a poco te va mostrando las experiencias necesarias para creer como individuo, cada momento es un gran reto de concentración y dedicación.Creía firmemente que había que pensar las cosas para poder hacerlas, estudiarlas y analizarlas, esto puede ser válido para sortear algunos obstáculos del quehacer diario, donde el orden importa y el intelecto facilita, sin embargo, hemos sido dotados de un poderoso radar que da cuenta cuando las cosas pueden resultar o cuando no, la llamamos intuición. ¿A qué vengo con todo esto?, reconocí que las oportunidades se te presentan y solo tienes un momento para decidir, ahora!. Así me sentí mientras allí estaba sentado con los ojos cerrados, mis pies y mi corazón decía que si, pero mi mente decía no. ¿Qué aprendí de ese momento?, que muchos momentos de tu vida están marcados por el impulso, salir triunfante de este es posible únicamente cuando crees en ti, confías en tu ser, depositas todo tu amor en la tarea encomendada y disfrútate en la total extensión de la palabra cada nuevo logro, cada experiencia recordada, cada detalle del proceso. Reinaba en mi la apatía, la indecisión, el mundo es un abanico enorme de oportunidades, cada momento es tuyo. La vida es como una calle muy larga, donde tu decides a que locales entrar, recorrerla depende enteramente de ti, tu decides hasta donde quieres llegar, no te quedes fuera, entra a cada local que te guste, y disfruta el recorrido, recuerda que desconoces cuanto tiempo estarás en alli.

2 Comments

  1. Romina

    Disfruta el viaje sin pensar en el destino.
    Bello como todo

    • Keibert Falcón

      Es así mi bella Romina, un abrazo inmenso!!